Cuales son los principales tipos de estrategias competitivas

estrategias competitivas

Una ventaja competitiva permite a una empresa producir o vender bienes de forma más efectiva que otra empresa. Por esa razón, los empresarios siempre intentan desarrollar estrategias competitivas que les ayuden a mantener esa ventaja.

Según el investigador el investigador Michael E. Porter, existen al menos cuatro tipos de estrategias competitivas: diferenciación, líder de costes, enfoque de bajo coste y diferenciación de bajo coste. Cada empresario puede utilizar una de estas estrategias estándar o desarrollar su propia estrategia ya que la flexibilidad es una importante característica de las estrategias competitivas, aunque la realidad es que la mayoría de las empresas utiliza una de estas cuatro estrategias genéricas.

Vamos a revisarlas para que puedas decidir cuál se ajusta mejor a tu negocio.

 

Diferenciación

Las empresas que entre las estrategias competitivas eligen utilizar la de diferenciación, ofrecen a sus clientes productos o servicios únicos. Tener una oferta única permite a las compañías tener una ventaja sobre sus competidores, porque sus competidores, simplemente, no pueden ofrecer lo mismo que ellos están ofreciendo.

Para desarrollar productos o servicios únicos, estas empresas frecuentemente realizan fuertes inversiones en investigación y desarrollo, algo que muchas pequeñas empresas no pueden permitirse.

Las empresas que dependen de la diferenciación, necesitan tener cuidado de no desarrollar ofertas fácilmente imitables, porque pueden arruinar su singularidad.

 

Líder de costes

La estrategia de liderazgo de costes normalmente suele ser empleada sólo por grandes empresas. Se trata de compañías que pueden obtener productos baratos mediante economías de escala. Compran productos a muy bajo precio a diferentes vendedores, les añaden un margen mínimo y mantienen un precio de venta final muy barato.

La idea detrás de esta estrategia competitiva es ser el proveedor más barato de un bien o servicio, por lo que es difícil para los competidores competir con él. Debido a que esta estrategia requiere economías de escala, es poco adecuado para la mayoría de las pequeñas empresas.

 

Estrategia de enfoque

Las estrategias competitivas de enfoque de bajo coste son similares a las de líder de costes, exceptuando que el foco se hace en un nicho de mercado concreto. En lugar de comercializar un producto a toda la población, se vende solamente a un segmento particular de la población.

El objetivo de esta estrategia es ser el proveedor más barato en ese segmento. Por ejemplo, una tienda de electrónica podría concentrar su mercado en una sola ciudad. Su objetivo sería entonces ser el proveedor más barato de la ciudad, pero sin ser necesariamente el más barato en general.

 

Diferenciación de bajo coste

La estrategia de diferenciación de bajo coste, al igual que la estrategia de enfoque de bajo coste, se centra en un subconjunto específico del mercado. Sin embargo esta, en lugar de comercializar un producto o servicio como el más barato, lo que hace es comercializarlo como único en relación con algún aspecto del mismo. Por ejemplo, una empresa podría desarrollar un producto que estuviera específicamente hecho para gente zurda. Al concentrarse en un segmento de mercado tan estrecho, la empresa puede focalizar sus esfuerzos, los cuales pueden requerir de pocos recursos para desarrollar el producto en comparación con los que se necesitan para todo el mercado.

 

Conclusión

Las estrategias competitivas genéricas no son necesariamente compatibles entre sí. Si una empresa intenta conseguir una ventaja en todos los frentes, es posible que no consiga ninguna ventaja en absoluto. Por ejemplo, si una empresa se diferencia mediante el suministro de productos de mucha calidad, corre el riesgo de bajar la calidad del producto si busca convertirse en un líder de costes. Incluso, aunque la calidad no baje, la empresa se arriesga a proyectar una imagen confusa. Por esta razón, el investigador Michael Porter argumentaba, que para tener éxito a largo plazo, una empresa debe seleccionar solo una de estas estrategias genéricas. De lo contrario, con más de una estrategia genérica a la vez, la empresa puede quedar atrapada en medio sin obtener ninguna ventaja competitiva.

 

ventajas trabajar en cloud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *