Diferencias entre disco duro en la nube o en tus instalaciones

disco duro en la nube

No eres la única persona que ha tenido este dilema. ¿Que será mejor? ¿trabajar con un disco duro en la nube o hacerlo con mi propio servidor?  ¿Cual de los dos sistemas me reportará mayores beneficios y será más útil?

Existe mucho debate acerca de cuál de estos dos métodos de almacenamiento es más conveniente utilizar en la actualidad. Para ayudarte a tomar una decisión acerca de la utilidad de tener tu disco duro en la nube frente a la aparente mayor seguridad del almacenamiento en un disco duro en local, vamos a esbozar una breve lista de principales características y las diferencias que encontrarás en estos dos métodos de almacenamiento de datos. De esta forma podrás elegir con mayores garantías.

 

Accesibilidad

Un disco duro en la nube puede ser accedido desde cualquier lugar del mundo por un número ilimitado de personas. Si en tu negocio tienes la necesidad de mantener datos y archivos actualizados constantemente y necesitas que sean leídos por diferentes miembros de tu empresa que además pueden estar en cualquier parte, entonces la nube es la mejor opción para ti. Aunque un disco duro en tus instalaciones también puede llegar a ser accedido desde cualquier parte del mundo, con un disco duro en la nube vas a ahorrar tiempo y quebraderos de cabeza. No será necesario que estés constantemente enviando nuevas versiones de documentos por correo electrónico y eliminas la posibilidad de que tengas colaboradores trabajando en documentos obsoletos.

 

Seguridad física de los datos

En Febrero de 2005 la Torre Wiindsor de Madrid ardió casi por completo. En ese edificio se encontraban entre otras las oficinas de la consultora Deloitte. 20 de las 32 plantas estaban ocupadas por sus empleados. Y con ellos estaban todos sus ordenadores. Aunque de esto hace ya más de una década, Deloitte ya veía entonces la ventaja de mantener sus datos importantes fuera de sus oficinas. El resultado fue que prácticamente al día siguiente la mayoría de empleados de Deloitte pudieron seguir trabajando.

¿Imaginas que esto pudiera suceder en tu empresa? Un incendio, una inundación o cualquier otro evento de fuerza mayor podría paralizar tu empresa, quizás de forma definitiva. Un simple error o un virus también pueden arrasar con todo lo que hace que tu negocio funcione. Incluso el encargado de hacer las copias de seguridad podría olvidarse de hacerla.

Cuando trabajas con disco duro en la nube todo esto deja de ser una preocupación.

 

Coste

Si te decides por trabajar con un disco duro en la nube vas a tener un coste que normalmente será fijo y mensual. ¿Pero es que utilizando discos duros locales eliminas o reduces los costes de almacenamiento? No. Al contrario. Trabajando en la nube sabrás con exactitud cual es tu presupuesto de almacenamiento. Podrás ajustar la capacidad de almacenamiento que necesitas a tus necesidades y el proveedor de este servicio se encarga de todo lo demás. No habrá sustos adicionales. No necesitarás reparar hardware relacionado ni necesitarás ampliar licencias de antivirus ni de tu software de copias de seguridad. El personal de informática que tenías dedicado a esto podrá dedicarse a otras tareas con más valor añadido. Si echas cuentas puede que al final un disco duro en la nube sea más barato que el almacenamiento local.

 

Conectividad

Esta es quizás una de las razones principales por las que algunas empresas tienen reparos en trabajar con discos duros en la nube. Necesitas conexión a Internet para acceder a tus datos. Esto es así. Es real. Pero también es verdad que el Internet de hoy en día no es como el de hace 10 años. La mayoría de los operadores de comunicaciones proporcionan acceso a Internet con hasta casi un 100% de fiabilidad. Y si alguna vez tienes un problema de acceso con tu red local “vía cable”, siempre puedes acceder mediante una conexión móvil. Raramente caen ambas redes a la vez aunque sean de la misma compañía. Por otro lado, en lo que se refiere a la conectividad de tu proveedor de disco duro en la nube, ésa suele estar garantizada ya que es habitual que dispongan de conexiones a Internet redundantes.

 

Conclusión

Puedes encontrar muchos pros y algún contra en lo que se refiere a tener tu disco duro en la nube, pero la nube se ha convertido ya en una parte casi obligatoria en una empresa. Los beneficios de la computación en la nube son muchos y variados. Con las precauciones de seguridad necesarias las pequeñas desventajas o dudas que el almacenamiento en la nube te puedan generar, pueden ser minimizados. Costes minimizados y fijos, fácil acceso, copias de seguridad de datos aseguradas, centralización de la información, posibilidad de compartir lo que quieras con quien quieras, mayor seguridad que en local… son algunas características propias de este tipo de tecnología.


ventajas trabajar en cloud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *