Guía para poner una ip estática en dispositivos móviles

ip estatica

Que nadie se sorprenda, una ip estática es realmente útil en todo tipo de casos y para las empresas se ha llegado a convertir en un requisito a fin de evitar problemas de conexiones y accesos privados. Con anterioridad hemos llegado a ver cómo realizar su configuración en un equipo en general, por lo que en esta ocasión vamos a tener en cuenta su proceso de configuración en dispositivos móviles. Haremos la guía con un terminal Android, que al fin y al cabo viene a ser el sistema operativo móvil más utilizado en España (muy por delante de iOS, utilizado en el iPhone, que sería el segundo).

 

Por orden, rendimiento y funcionalidades

Estos son tres motivos muy claros por los que vamos a querer configurar este tipo de IP en nuestro terminal smartphone. El sistema se ocupará de proporcionarnos ventajas claras en el día a día a cambio de un proceso de configuración que, en realidad, no es tan dramático ni complicado como puede parecer. Comenzamos accediendo al menú de Ajustes, que ya sabéis que es donde se concentran la mayor parte de los cambios que realizamos en nuestro dispositivo móvil para sacarle el máximo rendimiento en cuanto a personalización. Llegar al apartado de ajustes imaginamos que no os habrá costado (si no sabéis cómo abrirlo os recomendamos buscar el icono en la pantalla de aplicaciones), así que continuamos adelante de inmediato.

Ahora debéis entrar en el apartado de conexión inalámbrica y desde ahí elegís Wi-Fi. Llegados a este punto necesitaremos pulsar el botón de nuestro terminal que produzca la apertura de las opciones. Al pulsar el botón tendremos ante nosotros la posibilidad de acceder a las opciones avanzadas. Y en ellas ya podréis identificar a golpe de vista la marca en la cual deberéis concentraros para elegir el uso de la IP estática. Marcamos la casilla en cuestión que representa este parámetro y continuamos con los distintos campos que nos muestra la pantalla para asegurarnos de que dejamos la conectividad funcionando de una manera idónea.

 

¿Qué más hay que cambiar?

Sabemos que habéis marcado el uso de la IP fija, pero hay algunos datos que aún son necesarios. Es el caso del campo correspondiente a la dirección IP. Este es un factor clave, dado que tenemos que darle a nuestro dispositivo una dirección IP que no se compartirá con los demás dispositivos. La dirección IP tiene que ser independiente para cada equipo, así que no servirá con tirar de memoria y buscar otra que hayamos usado en el pasado. Tenemos que continuar con el formulario y llegar también a la puerta de enlace. En este caso tendréis que rellenar el campo dependiendo de vuestro router en cuestión. Las IPs de los routers suelen ser del tipo de 192.168.1.1, lo que nos llevaría a que la IP fija del móvil pasara a ser una del tipo de 192.168.1.x, no creándose ningún tipo de obstáculo más allá de la pesadez de hacerlo bajo este proceso manual.

Otro aspecto a configurar es la máscara de red, que se recomienda que la protejamos con 255.255.255.0 , lo que garantizará que no tengamos problemas, puesto que estaremos dando un amplio espacio de dispositivos para trabajar. Por último, no nos podemos olvidar de los dos DNS, en cuyo caso hay mucha información variada en la que apoyarnos para rellenarlos (una búsqueda online nos lo resolverá muy rápido). Podemos incluir los DNS que creamos conveniente. Por ejemplo, puede ser buena idea poner los correspondientes a la operadora móvil con la que trabajemos, aunque también serviría el simple DNS de Google.

 

Ventajas inmediatas

Después de realizar el cambio de IP y pasar a una estática tendríamos que disfrutar de mejoras de forma considerable. Es parte de lo que llega a proporcionar la configuración de este tipo de IP, con la cual vamos a simplificar muchos de los procesos que realizamos en la empresa. Es bueno que tengamos una IP fija porque dispondremos de una mayor solidez para acceder a sistemas en nube que requieran nuestro trabajo y esfuerzo, así como la identificación de un nombre de usuario. A partir de este momento, como el ordenador ya es reconocido por repetir la misma IP, no habrá que seguir introduciendo el identificador cada vez que cambiemos de conexión y ganaremos mucho tiempo y flexibilidad en el trabajo.


ventajas trabajar en cloud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *