Publicidad agresiva que le ha funcionado a las empresas

publicidad agresiva

Entre los distintos tipos de marketing por los que se puede optar a la hora de apoyar el crecimiento de una empresa la publicidad agresiva es uno de los más innovadores. Es un tipo de acción publicitaria que busca atraer al cliente de una forma brusca y directa, sin darle opción a que piense y actuando con una gran autoridad. Se utiliza por parte de todo tipo de negocios y en ocasiones es una de las pocas formas de conseguir llamar la atención, sobre todo cuando hablamos de sectores altamente competitivos.

Optar por la publicidad agresiva está en la línea de las técnicas que se han utilizado durante años como forma de diferenciarse de los rivales y poder avanzar. Encaja muy bien en las enseñanzas de marketing clásicas en las que se recomienda a cualquier tipo de negocio que innove, que lleve la iniciativa y que no se deje aplastar por las ideas de sus competidores.

 

Ventajas

Para las pymes locales, sobre todo en aquellos casos en los que no son empresas de grandes proporciones, no resulta nada fácil saltar al ruedo para competir con compañías ya establecidas. En el momento de empezar un nuevo negocio sin renombre de por medio siempre existe el riesgo de quedar ensombrecidos por las grandes empresas del sector. Es por ello que una campaña de marketing agresivo puede ser lo que ayude a poner en el firmamento a este nuevo negocio que bajo otras circunstancias quizá no habría podido triunfar de esta forma. Por otro lado, este tipo de publicidad encaja bien con el factor sorpresa del cual puede hacer uso una pequeña empresa para destacar sobre los nombres grandes del mercado, quienes por lo general no pueden arriesgar su reputación con este tipo de ideas.

En otro orden de cosas, la publicidad agresiva sirve como demostración y carta de presentación de que una empresa ha sabido adaptarse a nuevas tendencias cuando sus rivales no lo han hecho. Es un tipo de giro de efecto que atrae miradas y que tiene la ventaja de llamar la atención al instante, por lo que si se ofrece un producto que esté a la altura de la agresividad de la campaña el éxito estará casi asegurado. Además, estas técnicas utilizadas de forma agresiva, si triunfan, marcarán una pauta que posteriormente se tendrá en cuenta y que podrá eclipsar incluso a negocios más establecidos y con campañas de publicidad previas. De realizarse bien, una campaña agresiva puede proporcionar resultados muy positivos, especialmente en campañas que integren las redes sociales.

 

Desventajas

La publicidad agresiva se puede ver también como una espada de doble filo. Nos puede llegar a proporcionar un impulso comercial realmente valioso, pero también convertirse en una losa difícil de levantar. Por supuesto, este nivel de riesgo se minimiza de manera considerable cuando hablamos de pymes que están dando sus primeros pasos y que incluso ante un mal resultado agresivo no tendrían consecuencias tan negativas a largo plazo. No obstante, es justo reconocer que existen distintos problemas relacionados con esta técnica. Uno de ellos es que los usuarios se sientan intimidados, acosados y bombardeados por la campaña, la cual puede acceder demasiado a su privacidad sin que ellos queden satisfechos por lo ocurrido.

Por otro lado, una acción publicitaria agresiva tiene un inconveniente, y es que el listón se eleva de manera demasiado pronunciada. Una empresa que apueste por este tipo de acción y obtenga un aumento de popularidad del 50%, tendrá que seguir sorprendiendo y realizando campañas innovadoras para que ese 50% no decaiga al 40% en un determinado espacio de tiempo. El inconveniente es que la competencia estará al tanto de los resultados iniciales obtenidos por la campaña en cuestión y trabajará para responder a ellos, por lo que la competitividad será mayor y requerirá un mayor volumen de inversión publicitaria. No ocurre en todos los casos, pero es una variable ante la cual las pymes deben estar preparadas.

Así que teniendo todo esto en cuenta tenemos que entender que realizando publicidad agresiva estamos abriéndonos a aumentar de éxito de forma considerable, pero también a sufrir efectos adversos que puedan terminar afectando a la imagen de nuestra propia marca. No es una mala idea iniciar este tipo de acción, pero siempre con un fuerte compromiso y comprendiendo todo lo que implica.

 

ventajas trabajar en cloud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *