Transformación digital de una pyme: no sin e-commerce

e-commerce

Los que inicialmente se negaron a que el teléfono móvil se instalara en sus vidas, alegando la locura que sería estar siempre disponible y localizado, perdieron su tiempo negando una realidad que se iba a imponer tarde o temprano, sí o sí. Igualmente sucede con el e-commerce o venta online. Negarse a la evidencia es un error que te puede costar caro, ya que si solo utilizas un canal para la venta de tu producto o servicio, el presencial, estarás perdiendo a millones de clientes para los que internet es el medio en el que pasan gran parte de su tiempo. No esperes a que acudan a tu tienda a buscar tu producto, pónselo al alcance de la mano como parte de la estrategia básica de transformación digital de tu empresa. ¿Sabes a qué cambios te enfrentas con el e-commerce?

Transformación digital, ¿por dónde empezar? Te asesoramos (sin compromiso)

TIEMPOS NUEVOS, OPORTUNIDADES A LA VISTA

Teniendo en mente cuál es tu tipo de negocio, B2B (Business to Business) o B2C (Business to Consumer), debes definir unas expectativas de venta realistas, aunque no siempre coincidan con tus objetivos. Y antes de definir por completo tu plan digital, hacerte algunas preguntas: ¿cuál será tu estrategia de canales?, ¿o serás omnicanal?, ¿cómo vas a conectar los mundos online y offline?

Este nuevo espacio de venta supondrá además una serie de cambios con los que conviene que te vayas familiarizando:

  • Puede que desaparezcan algunos intermediarios y que seas capaz de acceder directamente al cliente, algo que en mercados anteriores no sucedía y en los que por lo tanto se incrementaban ciertos costes. Si no desaparecen del todo puede que al menos se modifiquen, y que los clientes se relacionen con tus productos en los grandes marketplaces, las llamadas “tiendas de tiendas”. Tú decidirás cómo organizas este nuevo canal.
  • El espacio de conversación con el cliente será a través de internet, en lugar de en la tienda física (o además de en ella). Será tu oportunidad de ganártelo y fidelizarlo, de acompañarle en el viaje de la compra a través del e-commerce, cumpliendo todas las funciones: atraer, convencer, vender y fidelizar.
  • También se producirán otros espacios de comunicación relacionados con tus productos o servicios: las redes sociales. Ellas pueden convertirse en embajadoras de tu marca a través de las opiniones de consumidores que comentan su experiencia y que son escuchados por otros posibles clientes que cada día dan mayor credibilidad a la información que viene de terceros, incluso más que a la que ofrece directamente la empresa vendedora. Así, las nuevas tecnologías nos permiten comunicarnos con otros usuarios con los mismos gustos e intereses y compartir experiencias que enriquecen a todos. Este es un matiz fundamental a la hora de entender la venta de productos o servicios a través de internet.
  • Tendrás que poner en marcha a la vez todos los elementos del marketing digital, el posicionamiento orgánico o SEO, el pagado o SEM, el emailing o las nuevas formas de promoción en webs o redes sociales, en las que es posible hacer una monitorización en tiempo real y con ello reajustes de las campañas una vez que estén activas.
  • Asúmelo: el móvil es el rey. Es el medio que está experimentando un mayor crecimiento de uso para compra online y se prevé que para 2020 la mitad de las compras se harán a través de dispositivos móviles. La consecuencia de este reinado es que tu página debe estar optimizada, ya que si el cliente tiene una mala experiencia, abandonará la página y no la recomendará.

Según estudios del portal de estadísticas Statista, en 2012 el gasto medio en e-commerce en España era de 112 € por persona, mientras que en 2016 ese gasto se ha visto duplicado. La tendencia se mantiene con el paso del tiempo. ¿Te vas a perder en los próximos años esa parte del pastel?

 

ventajas trabajar en cloud

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *